Flamenco caribeño o rosado

Los más elegantes de la laguna

Peso Cria

kg

Peso Adulto

2,100 - 4,100kg

Estado de conservación

Preocupación menor

Altura

1,15 m

Longitud

0,120 - 0,145 m

Aves

Clasificación taxonómica
  • Reino Animalia
  • phylum Chordata
  • subphylum Vertebrata
  • Clase Aves
  • Familia Phoenicopteridae
  • Género Phoenicopterus
  • Especie Phoenicopterus ruber

Multimedia

Información general

Habitan sistemas salinos, frecuentemente humedales con altos niveles de salinidad y zonas costeras en climas cálidos.

El flamenco Rosado o Grande lo encontramos en Asia, Europa, África y América, aunque la subespecie "P. ruber ruber" es propia del Yucatán, Antillas, Galápagos, Colombia y Venezuela.

 

Son aves con larguísimas patas y cuello, que mantienen extendidos durante el vuelo.  Puede llegar a medir entre 120 y 145 cm de altura.

 

Estos animales poseen el plumaje de un color rosado intenso en todo el cuerpo, con las puntas de las alas negras. Este color se debe a un pigmento denominado caroteno, el cual adquieren consumiendo pequeños crustáceos. En los flamencos jóvenes, el color de las plumas es blanco grisáceo y a medida que van creciendo van cambiando el plumaje.

 

El pico de los flamencos se convierte en una gran herramienta de tamizado y filtrado. Más largo que la cabeza, está curvado poco menos de noventa grados a partir de su parte media, provisto de laminillas -lamelas- para filtrar el agua y tiene la mandíbula inferior más grande que la superior.

 

Su alimentación está constituida por algas verdes, azuladas y diatomeas, así como diminutos crustáceos planctónicos, pequeños moluscos y larvas de algunos insectos.

 

Es característica su manera de procurarse el alimento, utilizando su pico que actúa como una bomba filtrante. La cabeza y el cuello se encuentran completamente debajo del agua, mientras que el ave escarba en el fondo a la vez que da cortos pasos hacia adelante y atrás. La lengua carnosa actúa como una bomba aspirante, pues absorbe las presas y expulsa el agua a través de las laminillas.

Los flamencos son aves gregarias, esto quiere decir que viven en grupos. Poseen abundantes y sonoras vocalizaciones para comunicarse. Cuando están inquietos, todos juntos extienden el cuello y mueven la cabeza de un lado a otro, gritando o trompeteando con el pico orientado hacia el cielo. Si el peligro persiste, toda la colonia, incluso centenares de miles de individuos, se ponen en movimiento en la misma dirección.

 

La extrema sociabilidad presenta inconvenientes, basta que un grupo o una unidad de la colonia se vea perturbada o apartada de sus actividades reproductivas para que se difunda el fenómeno en cadena, como si fuera una epidemia, y bloquee el ciclo de toda la colonia. Esto explica por qué en muchas zonas la nidificación es irregular, no estacional, y en muchos casos resulta completamente bloqueada.

 

A la hora de descansar, adoptan una postura muy típica: apoyados sobre una sola pata con el cuello sobre la espalda y la cabeza entre las plumas. Pasan así, inmóviles,  largas horas del mediodía.

 

El vínculo de la pareja es de tipo monógamo. El cortejo lo realizan todos los machos juntos al mismo tiempo. Cada pareja defiende como territorio propio su nido y aquellos centímetros escasos que lo separan de los restantes nidos. Hay diferentes ceremonias de cortejo que se producen en grupo y que son sumamente ruidosas.

El nido es construido por ambos padres. Puede llegar a medir entre 38 a 45 cm de altura, construido de barro en forma de cono truncado con una depresión en el centro. La hembra pone de uno a dos huevos, aunque es muy común observar uno solo. El huevo es ovalado y de color blanco. En la incubación participan ambos padres y dura aproximadamente entre 30 a 32 días.

Las crías permanecerán en los nidos hasta unos 12 días aproximadamente y serán alimentadas con la “leche de buche” hasta que estén aptos de filtrar su propio alimento. Esta sustancia se produce y almacena en el buche y es generada por ambos padres, pero no es una verdadera leche ya que no posee la misma composición que la que producen las hembras de los mamíferos.

 

Cuando los pequeños dejan el nido, ya están listos para caminar y nadar. Ellos se unen al grupo y son cuidados por otros adultos que se comportarán como “niñeras” mientras sus padres se alimentan. Luego, éstos reconocerán a sus crías por los sonidos que emiten.

Las crías maduran sexualmente a los 6 años de edad.

 

El flamenco es un animal longevo, que puede superar los 40 años de vida.

 

Las poblaciones de flamencos caribeños fueron clasificados en la categoría de Preocupación Menor (LC) por la UICN.

Si bien no están amenazados, pueden verse afectados por cualquier alteración en las aguas donde habitan ya que son una especie tan especializada en cuanto al modo de alimentarse. Esto es lo que ha ocurrido en ciertas zonas, donde los desechos urbanos han alterado la microflora y microfauna lacustre provocando problemas graves sobre la alimentación de estos animales.

También, se ven afectados por el mascotismo o para colección, haciendo que las nidadas sean desprovistas de sus huevos.

VOS TAMBIÉN PODÉS AYUDARNOS!

Acompañanos para generar un cambio positivo en la manera de respetar y relacionarnos con la naturaleza.

otros animales


¡Suscribite para conocernos, saber cómo trabajamos y lo que podés hacer junto a nosotros!