Pudú

Uno de los ciervos más pequeños del mundo

Peso Cria

0,70kg

Peso Adulto

7 a 10kg

Estado de conservación

Vulnerable

Las poblaciones de Pudú fueron clasificadas en la categoría Vulnerable (VU) por Sarem. 

Altura

0,30 a 0,40 m

Longitud

0,60 a 0,90 m

Estos animales poseen un cuerpo bajo y robusto con una altura hasta la cruz de 40 cm

Mamiferos

Los mamíferos son un grupo de animales que comparten las siguientes características presentan el cuerpo cubierto de pelos, las extremidades son variables de acuerdo al ambiente donde los encontremos. Presentan diferentes tipos de dientes y la respiración es pulmonar. Alimentan a sus crías recién nacidas con leche que producen las hembras en las glándulas mamarias a excepción de ornitorrincos y equidnas, todos tienen un desarrollo de la cría en el interior del cuerpo de la madre.

 

Clasificación taxonómica
  • Reino Animalia
  • phylum Chordata
  • subphylum Vertebrata
  • Clase Mammalia
  • Familia Cervidae
  • Género Pudu
  • Especie Pudu puda

Información general

El Pudú es una especie que podemos encontrar en el sur de la Argentina y Chile. Habita los bosques andino-patagónicos, siendo los bosques húmedos, templados y fríos con espeso sotobosque, desde el nivel del mar hasta los 1700 m.

Estos animales poseen un cuerpo bajo y robusto con una altura hasta la cruz de 40 cm. Su pelaje es espeso, con pelos duros y firmes. El color general del cuerpo es pardo rojizo, siendo más oscuro en algunas zonas del cuerpo y ocre en otras como el cuello, el vientre y los flancos. Los ejemplares juveniles presentan una hilera de manchas blancuzcas a ambos lados del lomo, desde las paletas hasta la cola. Por debajo de esa fila aparecen hileras de manchas en los flancos.

 

El Pudú macho posee astas como cualquier otra especie de ciervo. Éstas son simples variando su longitud entre 6,3 y 9 cm. 

 

Carece de incisivos superiores y los caninos están presentes sólo como dientes de leche. Poseen un largo diastema (espacio entre los dientes) entre el canino y el premolar anterior. En el resto de las mandíbulas podemos observar tres premolares y tres molares. 

 

Son escasas las informaciones sobre su comportamiento debido a que es difícil observarlo desplazándose en la espesura del bosque y por su comportamiento huidizo.  Debido a esto los pocos estudios sistemáticos han debido realizarse con ejemplares en reservas o jardines zoológicos.

 

A partir de esta información podemos decir que el Pudú es versátil en sus hábitos alimenticios, comiendo cortezas, ramas, brotes, flores, frutas y bayas, alimentándose principalmente de vegetación herbácea.

El Pudú presenta mayor actividad durante la mañana o al atardecer. Estos animales huyen del peligro corriendo, agachados y en zig-zag. En cambio, los ejemplares juveniles brincan y corretean como cabritos.

 

La época de reproducción de estos animales es en otoño, momento en que abandonan la soledad.  El cortejo se inicia con topadas en los flancos y la ingle, deriva hacia el acicalamiento mutuo, con lamidas firmes y más diligentes de la hembra.

 

Se considera que el Pudú alcanza su madurez sexual a los 6 meses de edad. Una vez que la alcanza, el joven busca su propio territorio del cual no se aparta a lo largo de toda su vida.

 

La gestación es de 7 meses. Ya avanzada la primavera o a comienzo del verano, nacen las crías. El macho está presente durante el parto y se queda mirando cómo la hembra come la placenta, limpia al recién nacido y lo acicala. 

 

Sólo nace una cría por camada, según datos existentes. Enseguida que nacen ya pueden pararse y caminar. Los pequeños llegan a pesar unos 700 g. y rápidamente aumentan de peso, superando los 2kg. al mes de vida. 

 

Rápidamente la madre retoma sus actividades habituales, aunque volviendo al albergue para alimentarlo y atenta siempre a los llamados de la cría. Ésta, poco a poco gana la independencia: la madre lo acicala menos y va haciéndolo desistir de mamar hasta que, a los dos meses cumplidos, lo desteta definitivamente. 

Las poblaciones de Pudú fueron clasificadas en la categoría Vulnerable (VU) por Sarem. La caza deportiva, tanto en Argentina como Chile,  contribuye a poner en riesgo la supervivencia de estos animales. A esta acción se sumó la tala de los bosques, impulsada tanto por el valor de la madera como por la posibilidad de ampliar las zonas de pastoreo del ganado o inmobiliario, el ataque de cimarrones y la presencia de especies invasoras. Todo esto empujó al Pudú a desplazarse a áreas inaccesibles o a los refugios que puede ofrecer la legislación de los Parques Nacionales.

 

Algunos autores sostienen que fueron las especies europeas introducidas, como el Ciervo Rojo y el Ciervo Dama, que lo han puesto en esta categoría crítica. 

 

Según estudios realizados en el 2007, más del 50% de la distribución histórica ha sido afectada por actividades antrópicas. La mayor parte en el lado chileno, que es donde más se extiende la especie. El 27.6% de la distribución potencial está protegida, aunque este porcentaje varía en función de la probabilidad de ocurrencia. Considerando la distribución en cada país por separado, el pudú está mejor protegido en el lado argentino (65.9%) que en el lado chileno (16.2%). (Fuente: www.conicet.gov.ar) 

 

Un aspecto importante para conservar a estos animales está relacionado con el estudio biomédico del desarrollo de las astas. Esto se debe a que las astas son estructuras óseas que, en un año, pasan por los estados de crecimiento, maduración (mineralización) y degeneración ósea (osteoporosis) como ocurre con los huesos en el hombre. Estos estudios permitirían obtener datos para entender la osteoporosis en los seres humanos.

VOS TAMBIÉN PODÉS AYUDARNOS!

Acompañanos para generar un cambio positivo en la manera de respetar y relacionarnos con la naturaleza.

otras especies


¡Suscribite para conocernos, saber cómo trabajamos y lo que podés hacer junto a nosotros!